Zacatecas, Zac.- Ante unas condiciones climatológicas ópticas para la práctica de deportes extremos y de aventura, se llevó a cabo sobre las faldas del Cerro de la Bufa y sus paisajes naturales, la Concentración Nacional 4×4 Fenaza 2018.

Casi un centenar de jeeperos, con pilotos provenientes de Durango, San Luis Potosí, Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Estado de México, Nuevo León, y los diferentes clubes del estado de Zacatecas, como Real 4×4, y Chamucos, entre los principales, acompañados de amigos y familiares, acudieron este fin de semana, para el cierre de la Fenaza 2018, a disfrutar de las condiciones que ofreció un circuito natural trazado en la parte baja del Berro de la Bufa.

Todos los participantes, según sus automóviles, formaron parte de las categorías

stock, modificado y súper modificado para desafiar cada uno de los obstáculos encontrados sobre la pista, y de esa manera, vivir con toda la adrenalina y motores recargados, este deporte extremo en el desenlace del programa deportivo de la Fenaza 2018, coordinado por el Instituto de Cultura Física y Deporte en Zacatecas.

Desde charcos pequeños, partes más lodosas, sitios rocosos, pendientes con alto grado de inclinación, y principalmente en el socavón de la mina de Caolín, se encontraron todos los jeeperos para disfrutar en su máxima expresión, esta concentración nacional, donde reinó la camaradería y el trabajo en conjunto para salir avante de cualquier adversidad y en lo posterior, continuar con el recorrido.

Y es que desde el viernes, con el convite y rompe hielos ofrecido por el club organizador Real 4×4 Zacatecas, todos los pilotos comenzaron a compartir experiencias para darle forma a esta concentración 2018.

Además, la junta previa sabatina y desfile en caravana hasta el cerro, también se vio rodeado por mucha organización y convivencia entre los participantes, conscientes que el trabajo en equipo, sería la principal característica al momento de enfrentar cada parte del circuito con sus “todo terreno”.

Si bien el circuito, aunque tuvo algunas partes de fácil acceso o rápida estancia, también presentó otras que no tanto, pero nunca fue impedimento para que los pilotos, pusieran a trabajar llantas tracciones, motores, pericia al volante, creatividad e inteligencia para lograr completarlo.

Una vez concluida con esa parte del itinerario, la mayor parte de los pilotos volvió a reunirse para acudir a las instalaciones de la feria y compartir una vez más lo vivido en esta gran concentración y, para el último día, rompieron filas para regresar a sus lugares de origen, con recuerdos y una grata experiencia vivida en Zacatecas.