Ciudad de México.- La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, recibió al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, con quien acordó fortalecer los mecanismos de asilo y protección en el país, y continuar colaborando para el cumplimiento de las obligaciones internacionales de México en la materia.

Expresó la titular de Gobernación que México mantiene una tradición de refugio y quiere seguir siendo un país hospitalario, con una perspectiva de trato humanitario y de respeto a los derechos humanos.

Señaló que uno de los pilares primordiales de la Secretaría de Gobernación en su política de derechos humanos y migración, es el refugio, porque considera importante proteger a las personas que salen de su país para salvar sus vidas. Se trata, subrayó, de un tema fundamentalmente de política interior.

En la reunión en la que participaron los equipos de Gobernación y de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Olga Sánchez Cordero informó que del 1 de diciembre de 2018 al 30 de agosto de 2019, el número de personas que ha solicitado refugio aumentó a 48 mil 254, lo que representa un incremento del 45.89 por ciento en comparación con la anterior administración.

Las personas que han solicitado la condición de refugiados son principalmente de: Honduras (23 mil 64), El Salvador (6 mil 671), Cuba, (5 mil 371), Venezuela (4 mil 882), Haití (2 mil 876), Guatemala (2 mil 361) y Nicaragua (mil 722), detalló la secretaria de Gobernación.

“La adecuada integración de inmigrantes y refugiados en nuestro país es un enorme reto que tiene que ser enfrentado de forma coordinada por todo el Estado mexicano. Es fundamental acabar con los discursos xenofóbicos y crear una cultura de hospitalidad”.

La secretaria Olga Sánchez Cordero manifestó que una de las prioridades de Gobernación ha sido aumentar las capacidades institucionales de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), para dar un trato humanitario, con perspectiva de derechos humanos y diferenciada para grupos vulnerables.

“Se realizó una reingeniería organizacional para ampliar el acceso al procedimiento de reconocimiento de la condición de refugiado, con lo cual se cumplen con obligaciones internacionales, se garantiza el principio de no devolución a solicitantes y se mejora la gestión de casos”, enfatizó.

Por su parte, el Alto Comisionado Filippo Grandi afirmó que existe un reconocimiento internacional al papel fundamental que juega México en la protección de los derechos de asilo y refugio.

Recalcó la disposición de la ACNUR por colaborar con México para acelerar y simplificar los procesos de asilo y refugio y a fortalecer la presencia de la agencia en la frontera norte del país en cooperación con la COMAR.

Dijo que en el contexto de la movilidad de personas que se está dando en el mundo, es fundamental mantener el equilibrio entre migración y la protección del derecho de asilo y refugio.

Durante el encuentro, el Subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez, indicó que no solo existe un reconocimiento a este fenómeno, sino que se está avanzando en acciones puntuales para atenderlo.

En su oportunidad, el Coordinador General de la COMAR, Andrés Ramírez Silva, aseguró que se está trabajando de manera conjunta con la ACNUR en la capacitación y simplificación de procesos, lo que ha permitido que se hayan emitido resoluciones a más de 3 mil personas beneficiarias.