Zacatecas, Zac..- Sin pruebas de por medio, José Narro Céspedes, candidato al senado por la coalición “Juntos Haremos historia”, afirmó que el mandatario, Alejandro Tello, nombró a funcionarios estatales de segundo nivel para que “operen” y repartan “dadivas y dinero para tratar de ganar una preferencia que para ellos está prácticamente perdida”.

En conferencia de prensa, presidida por el vocero de la coalición “Juntos Haremos historia”, Pedro de León Mojarro, exdirigente estatal del PRD y representante del CEN del PRI en Zacatecas, además de Alfredo Fémat, candidato a diputado federal por el II distrito; Javier Calzada, candidato a diputado local por el II distrito y Nicolás Castañeda, dirigente estatal del Partido Encuentro Social (PES) y candidato plurinominal a diputado federal.

Ante la embestida de la operación electoral que está en marcha por parte del gobierno del estado a través de todas las secretarias, por enésima ocasión José Narro Céspedes, próximo Senador por la coalición “Juntos Haremos historia”, dijo que “aunque ya están derrotados no permitiremos que se vulnere ni amedrente la voluntad ciudadana”.

“Ante esto, quiero plantearle al gobernador del estado que evite la tentación; sabemos que ha nombrado funcionarios de segundo nivel de las dependencias estatales, que ha empezado a operar y repartir dadivas y dinero para tratar de ganar una preferencia que para ellos está prácticamente perdida”.

Narro Céspedes exhortó a que al gobernador no le conviene ponerle dinero bueno al malo y ser cómplice de una tentativa de atraco y de fraude electoral.

En la lógica que los candidatos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), están desesperados, y presionándolo desde el CEN, Narro Céspedes insistió en que desde hace mucho tiempo ellos mismos anticiparon su derrota, y se están cayendo y van a caer, por su responsabilidad en los  gasolinazos, la inseguridad, la pobreza, la crisis que tiene Zacatecas, la Universidad además de que fruto de la corrupción el gobierno ha ocasionado que prácticamente todos los municipios arrastren una deuda que sigue creciendo.