Zacatecas, Zac.- No cederemos y mantendremos el bloqueo a la mina Peñasquito, porque los directivos de la empresa Newmont-Goldcorp no han cumplido los compromisos acordados, señalaron representantes del ejido de Cedros y de los transportistas de Mazapil.

Arturo Martínez García, integrante de la mesa de negociación con gobierno federal y estatal, aclaró que no están en contra de los trabajadores ni de las fuentes de empleo que genera la empresa minera, sino “estamos en contra de las mentiras y que no se ha visto beneficiada los pobladores de Cedros con empleos”.

Cuestiona a las Senadoras Geovanna del Carmen Bañuelos De la Torre y Soledad Luévano, indicando que ellas responden a intereses del gobierno y cierran filas a favor de la empresa minera, porque opinan de nuestro movimiento sin conocerlo y nunca han ido a Mazapil y las conocemos nada mas de nombre, porque nunca han ido paralla”.

Jorge Vázquez, de la Unión de Transportistas Trabajadores de Mazapil y representante de CAVA, dijo que el adeudo por alrededor de 60 millones de pesos que les adeuda la empresa minera Newmont-GoldCorp, es por el trabajo devengado, facturado y autorizado en su momento.

Ahora utilizan el adeudo como un arma contra nosotros y condicionar una negociación. “Ellos piden una confianza que nunca nos han otorgado”, agregó.

“Estaremos en la mesa diálogo el próximo jueves seis a las 10:00 horas en la Secretaría de Gobernación (Segob), pero no aceptaremos la condicionante de levantarnos, porque si en todos este tiempo no ha cumplido Peñasquito, si nos levantamos le seguirán dado más largas al conflicto por incumplidos”, afirmó Arturo Martínez García, a nombre de los ejidatarios de Mazapil en conferencia de prensa.

Luego de que toda esta semana acudieran a la Ciudad de México, en el Senado, en la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y en la misma Segob, para acordar la mesa de diálogo, Arturo Martínez afirmó sin embargo que en el lugar del bloqueo continúa una campaña de desprestigio y de ataques al movimiento, lo que en lugar de coadyuvar a que las partes se encuentren de una forma cordial, pareciera todo lo contrario.

“Nos denigran como siempre lo han hecho, nos humillan, nos llaman delincuentes, mafiosos, pero lo que no saben es que seguimos siendo los dueños de las tierras, pero nos vemos como extraños en nuestra tierra”, dijo.

Estando presentes, Juan López, ejidatario; Damián Gallegos, ex presidente del comisariado ejidal de Cedros, José Luis Lugo Muro y Ernesto Perales, del Frente Popular de Lucha de Zacatecas (FPLZ), indicaron que la presencia de Jehú Salas con Ismael Camberos, secretario de Seguridad Pública del gobierno zacatecano, genera desconfianza.

“No queremos pensar que se esté incubando alguna situación de intervención contra nosotros, sino que quisiéramos que todo sea a través del diálogo para llegar a buenos acuerdos”.

Reiteró que los ejidatarios y transportistas quieren ser parte del trabajo y desarrollo de Mazapil, porque si no hay trabajo y las tierras ya están contaminadas por los jales a través del agua, y lo más grave, el abatimiento del manantial, entonces de nada sirve tener una mina ahí.

Complementó que una intervención empeoraría las cosas, aún y con la disposición de los ejidatarios de llegar a un buen arreglo conveniente para todos; “no queremos las ‘perlas de la virgen’, pero sí parte de ése desarrollo porque la situación ya es difícil con la desaparición del agua prácticamente mataron a nuestro ejido de raíz, porque era la herencia de nuestros antepasados”, lamentó.

Desde el 2015 Peñasquito se desobligó por completo de sus compromisos

Por su parte Juan López, quien fue miembro del secretariado del Comisariado Ejidal en el período 2013-2015, relató que en enero de 2015 se reiteró la firma de 19 compromisos en la Ciudad de México, donde estuvo el gerente general de Peñasquito, Jesús Gutiérrez, como testigo, así como con Francisco Náñez, subsecretario de Gobernación.