Antonio Aceves Snchez, candidato electo a presidente municipal de Jerez, Zacatecas

Por Juan Carlos Guerrero A.

  • Las improvisaciones, el compadrazgo, el nepotismo e imposiciones, le cuestan caro a la población y pareciera que en Jerez la historia podría repetirse.

Hace tres años, el triunfo de Antonio Aceves Sánchez, “El Charro Aceves”, expectación entre la clase política jerezana y de Zacatecas. Improvisado candidato que, en ese entonces contaba en su haber con varios campeonatos nacionales en la charrería, es impulsado por la coalición del PAN, PRD y MC, para gobernar el municipio de Jerez.

El Charro Aceves era la presunción de Acción Nacional y del gobernador del estado, Alejandro Tello, que por su “relación de amistad” con el suegro Don Amador Álvarez, no dudo en operar contra Fernando Uc, el candidato del PRI. La votación fue 8 mil 911 para “El Charro Aceves” contra 7 mil 890 a Fernando Uc.

Las promesas de campaña, pese a contar con “todo el respaldo” del gobernador Tello, quedaron en el olvido y Toño Aceves desdeño el papel que jugaba como guía de los jerezanos y mostró su inexperiencia política y de gestión ante el gobierno federal y estatal. Se cumplía su frase: “Yo no soy político”.

Deja la conducción del gobierno municipal, según parece, en manos de su gabinetazo: Octavio Tavo de la Torre, José Ángel Gutiérrez, Liborio Carrillo Castro, Carlos Alonso Núñez “Caloncho”, por nombrar algunos de sus allegados.

A los ojos del común de los jerezanos y de la clase política, Toño Aceves, priorizó su actividad como líder de los Charros de La Colonial (equipo que le compró su suegro Don Amador), que solucionar de fondo los problemas sociales.

Crear empleos, combatir y regular el alto consumo de bebidas etílicas en las calles del centro jerezano, mejorar y ampliar los servicios de salud en todos los rincones del municipio, mejorar la imagen urbana, tapar baches, relación permanente con empresarios, apoyos a clases vulnerables, abatir la pobreza, crear empleos, gestionar instalación de industria, etcétera, fueron solo compromisos y promesas de discurso de quien se jactaba de decir: “No soy político”.

Manipulación Política

Brotan problemas sociales y se exhiben ante la vox populi, pero también llegan a oídos del suegro, que, en tertulias, deja sentir su “decepción por el Charro Aceves”, pero todo se justificaba por su hija, según cuentan más de un jerezano.

En el escenario panista, desde la dirigencia estatal le calentaron la cabeza al alcalde Toño Aceves, que ingenuamente es engañado con una promesa de impulsarlo como candidato a diputado local o en su caso la reelección; ni una ni otra y hoy en día no asimila y que muestra su herida al ir contra el PAN.

Noemí Luna, presidenta estatal del PAN, tenía claro su objetivo y no era propiamente impulsar a Toño Aceves a la reelección, a quien en corto descalificaba por ser “mal político”, sino dividir al panismo jerezano y con ello relegar a Pepe Pasteles del escenario político estatal.

Lo que volvería a irritar a Noemí Luna, es la entrevista que sostienen, en el 2020, con el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, un grupo de liderazgos panistas, entre ellos Pepe Pasteles, Tere García, Leonel Cordero, Ely Mauricia, por nombrar algunos, quienes exhiben las debilidades con las que llegaría el PAN Zacatecas al 2021.

La ingenuidad e incapacidad política permite que se manipule y a personajes que pueden tener buenas intenciones sociales, pero que a la larga son instrumentos para cobrar facturas políticas, sin importar que se dañe a los ciudadanos.

Toño Aceves generó expectativas entre los ciudadanos y clase política porque su suegro es el empresario Don Amador Álvarez, no por sus virtudes políticas, y se le abren las puertas que no supo aprovechar, En política hay compadrazgos, amiguismo, nepotismo, pero quien más lo resiente son los grupos sociales vulnerados y la economía local.

Toño Aceves: Trabajé en base a metas y traeré empleos a Jerez.