Río Grande, Zac.- “Tenemos el reto de lograr en poco tiempo un sistema de salud pública de primer orden”, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador en su visita número 34 a unidades médicas del IMSS Bienestar.

Luego realizar un recorrido de supervisión en el Hospital Rural Río Grande en Zacatecas, el mandatario indicó que dedica los fines de semana para llevar a cabo la gira de trabajo por 80 nosocomios que forman parte del sistema de atención a población no derechohabiente con el propósito de garantizar el derecho del pueblo a la salud, establecido en el artículo 4º de la Constitución.

“El 60 por ciento de los habitantes de Zacatecas no tienen seguridad social y solo se pueden atender en hospitales del IMSS Bienestar, centros de salud y hospitales de la Secretaría de Salud. Vamos a atender el sistema de derechohabientes y el de atención a la población abierta”, explicó.

El jefe del Ejecutivo atestiguó la firma del ‘Acuerdo para garantizar el derecho a la protección de la salud de toda la población y hacer efectivo el acceso a la atención médica y medicamentos gratuitos a las personas sin seguridad social’.

Acompañado del Gabinete de Salud anunció que el sector mejorará en cuatro aspectos fundamentales:

  1. Abasto y distribución de medicamentos. Desaparecerá el cuadro básico hasta del lenguaje médico.
  2. Solución de la carencia que actualmente existe de médicos y enfermeros por el rechazo de aspirantes en las universidades. Anunció el proyecto de la nueva universidad nacional de personal de la salud.
  3. Reparación de unidades y conclusión de obras de acuerdo a las posibilidades.
  4. Regularización de 80 mil trabajadores antes de que termine el sexenio con base en antigüedad, comportamiento y disponibilidad de recursos. El presidente aseguró que se acaban los compadrazgos y la corrupción en los manejos de los sindicatos.

El jefe del Ejecutivo sostuvo que a ocho meses de gobierno se han logrado importantes avances y reiteró que este año quedarán establecidas las bases para la Cuarta Transformación de la vida pública de México.

Luego de recordar que la corrupción ya no se permite, aseguró que “Si el presidente es honesto, sus colaboradores también tienen que serlo”.

“Arrancaremos de raíz el régimen de injusticias y privilegios. Haremos historia. No dejemos pasar la oportunidad, la patria es primero”, expresó.

Informó que ya están en marcha los apoyos de los ‘Programas Integrales de Bienestar’, como los precios de garantía a productos básicos.

Cabe mencionar que previamente, López Obrador, junto a su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, realizó un recorrido por las instalaciones del Hospital Rural de Río Grande donde convivió con pacientes, personal y población en general, quienes manifestaron al mandatario sus inquietudes y necesidades. De acuerdo a su directora, Lidia María Barajas, este nosocomio, con 167 trabajadores, está a disposición de una población de 230 mil habitantes. Asimismo, se atienden a pacientes por accidentes carreteros, cirugías y partos, principalmente.

Dijo que los programas referentes a la producción agrícola y ganadera, serán supervisados por el titular de la Sader, Víctor Villalobos y de Segalmex, Ignacio Ovalle, con el objetivo de lograr la autosuficiencia alimentaria.

El presidente aseveró que el Estado tiene la obligación de ayudar a los desposeídos; “si ayudar a la gente es populista, que nos apunten en la lista”.

El mandatario reconoció la labor que se ha realizado en la entidad por parte de la Delegación de Programas para el Desarrollo, que encabeza Verónica Díaz Robles, ya que los programas de Bienestar han llegado a Río Grande y a todo Zacatecas. De esa manera, se ha logrado la incorporación de los grupos vulnerables a la Pensión para el Bienestar de los Adultos Mayores y a las Becas Para el Bienestar Benito Juárez.

Detalló que, en Río Grande, por ejemplo, hay 2 mil 530 estudiantes de nivel medio superior y de ellos, 95 por ciento ya recibe los apoyos bimestrales de la beca Benito Juárez, lo que contribuye a disminuir los riesgos de deserción escolar. De este municipio, son 288 los estudiantes universitarios de escasos recursos que reciben la beca Jóvenes Escribiendo el Futuro.