Ciudad de México, 04 de septiembre de 2018.- ¿Qué sucede cuando cinco increíbles paisajes se juntan con cinco procesos especializados, todos ellos orquestados mano a mano con expertos cafeticultores? El resultado es la nueva colección Master Origin de Nespresso. Cinco distintas sensaciones de café, inspiradas en la tierra.

Master Origin será la renovación de la línea Pure Origins de Nespresso (Indriya, Rosabaya, Dulsao, Bukeela Ka). Con este lanzamiento, la compañía revitalizará y continuará con la innovación de su exquisita línea de sabores y aromas. Master Origins fue creada para quienes que buscan degustar de un café con historia, que más allá del sabor, puedan llevarlos a una experiencia que les transmita lo que hay detrás, las manos que lo hicieron posible y el resultado de métodos especiales de cosecha que dan un toque especial y único a cada sabor provenientes de orígenes y dimensiones extraordinarias.

La línea Master Origin comprende un nuevo rango de cafés, que consiste en nuevos perfiles provenientes de Colombia, Etiopía, Indonesia, Nicaragua y la India, cada uno con un sabor realmente inigualable. Cada uno de los cafés tuvo diferentes procesos de cosecha y procesamiento para lograr influir en su aroma y sabor, a través de increíbles viajes de descubrimiento. Los expertos en café de Nespresso recorrieron el mundo para descubrir las mejores regiones productoras, desde las arboladas montañas de Sumatra hasta los altiplanos de Nicaragua. Dentro de cada región seleccionada, se formaron sociedades con expertos cafetaleros locales y se emprendió una misión para implementar innovadoras y exigentes prácticas agrícolas, con la meta de crear café con increíbles aromas y nuevos sabores.

En Etiopía, los granos de café fueron meticulosamente examinados a mano y cada hora para asegurar un secado uniforme. En Colombia, el tiempo normal de la cosecha fue llevado al límite; cada cereza de cafeto se dejó en el árbol, arriesgando la fermentación, hasta que estuvo en una tonalidad adecuada de color púrpura obscuro antes de ser recogida.

Al estar en Sumatra, Indonesia, los cafetaleros utilizaron un excepcional método tradicional al humedecer la cáscara, mientras que en Nicaragua se utilizó un dulce método, el de la “Black Honey”, que implica dejar el grano de café en su capa natural de fruta mientras se seca, permitiendo al grano absorber los azúcares naturales. El café nativo de la India experimentó una antigua técnica de “monzón”, que alguna vez ocurrió naturalmente cuando el café, transportado en barcos, adquiría un alto nivel de humedad del océano, haciendo que los granos se hincharan y brindaran un nuevo sabor único.