Zacatecas Zac.- “Es muy grato que en Zacatecas prevalezca el gusto por esta iniciativa de trabajo y de abrir espacios para que otros, que no han tenido la oportunidad de acercarse a los libros, vivan de primera mano la experiencia de la lectura ya que es una ruta muy particular. Quienes no la transitan vivirán cosas que le son negadas si no se animan a andar por estos senderos”.

Así lo manifestó Omar Bravo, escritor, editor y docente que dirige el Diplomado para la Profesionalización de Mediadores de Lectura, modalidad académica, que se generó dentro del Programa Nacional de Salas de Lectura, proyecto de la Secretaría de Cultura, que cuenta con más de 22 años incentivando comunitariamente este ejercicio.

Con la participación de 18 asistentes que como primer ejercicio compartieron sus experiencias como lectores y narraron sus primeros acercamientos a los libros a través de sus memorias, el Diplomado para la Profesionalización de Mediadores de Lectura constará de ocho módulos en los que se abordarán diversos temas y concluirá con la creación de un proyecto.

En el primer módulo se dio a conocer el marco institucional y se trabajó con los primeros conceptos que los participantes habrían de reflexionar. El curso tiene como objetivo formar a los mediadores en las estrategias, en la reflexión y en la discusión de conceptos que les permitan desempeñar una labor más fructífera y facilitar sus trabajos en los espacios comunitarios de lectura.

Este programa, asimismo, persigue el generar espacios de colectivización de la lectura a través de la figura del mediador; “éste es una persona voluntaria que decide prestar su tiempo, sus energías, sus habilidades y sus conocimientos para acercar a otros a la lectura”, mencionó Bravo quien forma parte de este programa desde hace cuatro años y originario de Sonora.

Enfatizando en que el trabajo específico de cada sala de lectura está determinado en función de esa diversidad, el facilitador del diplomado agregó que “el Programa Nacional de Salas de Lectura celebra la diversidad y quienes se acercan al programa son miembros de la sociedad civil como amas de casa, dentistas, abogados, ingenieros, médicos, policías, entre otros”.

Omar Bravo dijo que “la lectura, cuando es compartida, puede generar un cambio interesante e importante. Para ello, los mediadores tienen que reconocerse como lectores; y en ese reconocimiento se revaloran sus procesos y se observan cuáles son los libros que les han impactado. Justamente, compartir eso, desde la trinchera de lectura, puede generar lazos en la comunidad y también puede propiciar un acercamiento que genere un mayor entendimiento entre nosotros”.

El Diplomado para la Profesionalización de Mediadores de Lectura, que es organizado por el Instituto Zacatecano de Cultura (IZC) “Ramón López Velarde”, será cursado en un periodo temporal menor a un año. Al concluirlo, los participantes recibirán una certificación.