Zacatecas, Zac.- Benjamín de León Mojarro, director general de la JIAPAZ, no quita el dedo del rengló y trata de crear psicosis entre los ciudadanos al informar que el Proyecto Hídrico de Milpillas es la única alternativa viable técnica y financieramente para mantener a plazo el servicio del agua potable.

Al presentar un panorama catastrófico y justificar el deficiente servicio que brinda la Junta Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado de Zacatecas (Jiapaz), de la que es Director General, de León Mojarro, señala en un comunicado de gobierno del estado que la sobreexplotación de los mantos acuíferos hace más compleja y costosa la operación del servicio.

Además informa de un rosario de problemas que no ha sabido subsanar como Director General de Jiapaz, indicando que “otro problema sin resolver en Zacatecas es la falta de infraestructura de conducción, distribución y medición, además del deterioro natural de las tuberías. Ese deterioro se refleja en gran número de fugas y en taponamientos por sarro debido a la concentración de sales presentes en el agua subterránea.

Señaló también que los organismos operadores tienen tecnología obsoleta, situación que tratan de combatir desde 2018, con la incorporación de dispositivos de medición a distancia y moderación virtual de las redes de distribución.

Recordó en elcomunicado oficial de Gobierno del Estado que “Hace 30 años había pozos con una profundidad de 100 metros, mientras que recientemente han perforados a 450 metros, lo que implica mayor costo de extracción y deterioro en la calidad del agua”.

Además indica que “cada año es menor la disponibilidad de agua por habitante en la zona metropolitana Zacatecas-Guadalupe, por lo que la realiza acciones para asegurar el servicio, pero es necesario que la población haga uso eficiente de este recurso natural, dijo el titular de la dependencia,.

Lo anterior, con motivo del Día Mundial del Agua, en el que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) invita a realizar acciones de sensibilización y atender los problemas que quedan sin resolver en este ámbito, y que en Zacatecas es la falta de fuentes de suministro, ya que históricamente solo ha sido la subterránea.

Bajo el lema: No dejar a nadie atrás, como un propósito de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que reconoce el derecho ciudadano al agua potable y saneamiento, servicios que brinda Jiapaz a 400 mil zacatecanos en cuatro municipios.

Además, obtienen volúmenes cada vez menores en los pozos y su vida útil se reduce.

Actualmente, la Jiapaz opera 60 pozos y por año tiene que reponer alrededor de cinco que se abaten, lo cual es una solución temporal porque la fuente son los mismos acuíferos sobreexplotados.

De manera simultánea, la población en la zona conurbada Zacatecas-Guadalupe ha aumentado en los últimos años, sobre todo en este último municipio. Cada año, se suman a Jiapaz un promedio de 3 mil nuevas tomas, demandando mayor cantidad de agua.

Considerando la cantidad de agua que extrae la Jiapaz y el número de beneficiarios, la disponibilidad de agua por habitante en 2008 era de 93 mil litros anuales, en promedio. Una década después, disminuyó a 68 mil litros.