Villanueva, Zac.- Debo reconocer que los apoyos de los paisanos radicados en las ciudades de la Unión Americana son invaluables, sus esfuerzos contribuyen de manera decidida al desarrollo de las comunidades del municipio.
Miguel Torres Rosales, alcalde villanovense, expresó lo anterior a nombre de los habitantes de varias comunidades en las que recientemente se entregaron cuatro obras, ejecutadas gracias a las aportaciones de los paisanos con una inversión superior a los dos millones de pesos.
Está claro que el trabajo coordinado, dijo el alcalde,  permite avances considerables en el desarrollo de los pueblos y en esta ocasión, el gobierno del estado  a través de la Secretaría del Zacatecano Migrante, la presidencia municipal y los clubes villlanovenses, han hecho posible la realización de dichas obras.
Es justo mencionar a Álvaro Almaráz Arteaga, presidente del club Boca de Rivera y a quienes integran esta organización allá en la ciudad de los vientos, Chicago, ya que con sus aportaciones se entregó la pavimentación de la calle Francisco Villa con una inversión de 532 mil 008 pesos.
Juan Murillo Trujillo del Club LA QUEMADA,
Desde California, contribuyó con los integrantes del club a la construcción del arco de bienvenida, mismo que ya ha sido inaugurado, obra impulsada por el club perteneciente a la Federación Internacional de Zacatecanos en los Ángeles (FIZLA) y en la que se hizo una inversión de 303 mil 600 pesos.
Y en la comunidad de San Tadeo de las Flores, se entregó la pavimentación de la calle principal, proyecto impulsado por el Club San Tadeo de la Federación Internacional de Zacatecanos en Los Ángeles (FIZLA), cuyo presidente, Benjamín Cabrera Carrillo del club San Tadeo,  manifestó su disposición para seguir contribuyendo al progreso de la tierra que lo vio nacer.
En este contexto, Torres Rosales agradeció también al paisano Antonio Ávila Muro del Club Amigos Unidos por Tayahua y vive en Chicago, esa decidida aportación de recursos para la construcción del Mirador, en el que se hizo una inversión tripartita de 204 mil pesos.
Consideró el presidente de Villanueva que aunque las cantidades pudieran considerarse menores, el significado de las obras es de gran valor, porque en ello van implícitos los esfuerzos y los sacrificios de quienes tuvieron que salir de sus lugares de origen en busca de oportunidades, concluyó.