Zacatecas, Zac.- Viridiana Arteaga Villagrana y su esposo Max Pimentel Pezzi empezaron en la cocina de su casa, con lo que tenían a mano; los chocolates que elaboraban los vendían con amigos y vecinos. “El primer local fue una hielera llena de sueños, producto, pasión y energía”, recuerda Max y ello fue el inició para construir la empresa Chocolates Nueva Galicia.
 
Cuando decidieron entrarle al 100 al negocio, empezaron a documentarse sobre este arte y participaron en exposiciones y ferias. Una vez que dieron forma al proyecto y lo presentaron en la Subsecretaría del Servicio Nacional del Empleo, su panorama cambió porque les proveyeron de equipo que les permitió mejorar su producción.
 
“Es como si estuviéramos en el sótano, nos pusieron el primer piso y de ahí seguimos. La forma de corresponder al apoyo del Gobernador es trabajando y comprometiéndonos con esta empresa y con el estado”, dice Viridiana.
 
Nos dimos cuenta -relata- que a pesar de que México es productor de cacao y exporta a todo el mundo, a veces es difícil encontrar aquí buen chocolate. La idea fue crear un producto que fuera consumido y apreciado por los locales pero también por el turismo nacional y extranjero, de ahí los rellenos característicos de Zacatecas.
 
Actualmente, la empresa que ya genera empleos, maneja cinco líneas de producción: bombonería, chocolate macizo, trufas, confitería y tablilla para hacer chocolate con leche. Tienen 40 variedades de rellenos, algunos son jaleas que ellos elaboran: de chabacano, tamarindo, frutos rojos, kiwi, maracuyá, pétalos de rosa. Aunque poseen recetas para completar los 100 rellenos.
 
Max destaca que una de las características de los productos de Chocolates Nueva Galicia es que la materia prima no es comercial, lo que garantiza su frescura. Explica que desde que se corta el cacao hasta que se elaboran los chocolates no pasan más de dos meses y, al igual que los rellenos, no tienen conservadores.
 
La trufa rellena de asado de boda, por ejemplo, sólo se hace por pedidos o en temporadas cortas debido a que lleva otros ingredientes y su tiempo de vida en la vitrina es corto.
 
Adicionalmente, ofertan chocolate para diabéticos: sin azúcar y también endulzado con sustituto. Asimismo, por exigencias del mercado y en atención a las nuevas tendencias, impulsan los productos especializados para veganos.
 
La aceptación de sus productos ha sido tal que Viridiana y Max ahora también dan cursos a personas interesadas en conocer lo básico de la chocolatería. Son individuales, tienen duración de cinco horas y quienes los toman aprende a elaborar trufas, chocolates rellenos, bombones y chocolate macizo. Se llevan 200 gramos de su propia producción.
 
Ambos coinciden en la importancia de que las personas que tienen una idea de negocio le den forma, busquen ayuda y se comprometan.
 
Max considera que en Zacatecas hay talento y creció la cultura para emprender. “La invitación es simple, pensamos que todo lo que no hay es lo que podemos ofrecer; implica trabajo, esfuerzo, sacrificio, pero si lo hacemos más allá de buscar el beneficio económico, para generar bienestar y un servicio que satisfaga una necesidad lo demás va a llegar”, dice.
 
“Si ayudas a las personas a hacer su vida más feliz, más llevadera, tienes un buen negocio en las manos”, añade Viridiana.
 
Chocolates Nueva Galicia está ubicada en pleno centro de la ciudad de Zacatecas, en la plazuela Miguel Auza número 215, atrás del portal de Rosales. En Facebook e Instagram aparecen como Chocolates Nueva Galicia.
 
Al igual que a ellos, con mezcla de recursos federales y estatales, de 2016 a 2019, la administración de Alejandro Tello apoyó a 1 mil 59 proyectos y benefició a 1 mil 738 zacatecanos con más de 34 millones 274 mil pesos, a través del programa de Fomento al Autoempleo. Sólo de enero a octubre de este año destinó más de 4 millones 347 mil pesos a 147 proyectos.
Los colores y formas atraen las miradas a las vitrinas de la , pero lo que realmente despierta el interés son los rellenos de sus productos: mezcal zacatecano, guayaba con cajeta y nuez, licor de membrillo, vino tinto y blanco, queso añejo de Monte Escobedo y, el número uno entre los favoritos, asado de boda.
 
Los propietarios de esta empresa 100 por ciento zacatecana, que recibieron apoyo conjunto del gobierno estatal y federal para su crecimiento, se fijaron la meta de crear tradición chocolatera que diera identidad al estado, con la oferta de productos de alta calidad y un excelente servicio al cliente. En ello están empeñados desde el 2014.