• Gobierno Federal aplicó su política fiscal a Zacatecas.

A escasos ocho días de ser ungido a tan preciado y deseado cargo como Gobernador de Zacatecas, David Monreal Ávila, se enfrenta, en lo inmediato, a serios y graves problemas que le heredó su antecesor Alejandro Tello.

La “esperanza” ciudadana da un giro de 180 grados al escuchar el catastrófico mensaje del gobernador morenista, David Monreal, que no hay recursos financieros en las arcas gubernamentales y no se pagaría a la clase trabajadora la primera quincena de septiembre.

En ese contexto hay dos temas que se abordan; uno es la reducción del Presupuesto Federal a Zacatecas para el 2022 y otro es el incumplimiento de pagar sueldos a los trabajadores del estado.

Respecto a la reducción del Presupuesto Federal a Zacatecas, la senadora Soledad Luévano lanza el anzuelo “a diálogo con l@s Diputad@s” federales y lejos de lograr la tan anhelada “unidad”, los divide, porque que esperaban la convocatoria del Ejecutivo Estatal y más porque la discusión del tema se aborda en la Cámara de Diputados.

El sueño y la ilusión de haber llegado a la gubernatura del estado, porque así lo quisieron los ciudadanos por encima del trabajo de operadores políticos o tránsfugas de otros partidos, se transforma en emular y repetir la historia de anteriores Ejecutivos, que es delatar a los verdugos que con toda impunidad dejan en el desamparo al gobierno que no puede cumplir con sus obligaciones y pagar sueldos a trabajadores.

El insensible gobierno federal morenista aplicó su política fiscal, que no es nueva, al cobrar las contribuciones que le adeudaban en el quinquenio de Tello, pero lo malo es que, como dijo la senadora Soledad Luévano, “se cobran a lo chino” al aplicar al gobierno local de la 4T “borrón y cuenta nueva”.

Si se le busca habrá muchos culpables por la crisis gubernamental, pero quien dirige los destinos del estado es David Monreal Ávila, que bajo sus hombros recae la responsabilidad de gestionar en los laberintos del poder el recurso financiero y cumplir con las “obligaciones” de la administración que dirige.

Las practicas del pasado fueron aniquiladas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y, por ende, quien sacrifica, por llamarle de alguna forma, al gobierno monrealista-morenista son las políticas fiscales de la 4T. Toda información es válida, pero lo correcto es aplicar la justicia a los anteriores gobiernos.