Nepotismo político una práctica que frena el desarrollo del municipio

Por Juan Carlos Guerrero A.

El nepotismo político es una práctica cotidiana en el municipio de Jerez, que ha dejado brechas entre el quehacer público y la ciudadanía. Es más cómodo que las hijas, hijos, primas, sobrinos, o todo tipo de parentela, vivan en el confort y ganar dinero sin el mayor de los esfuerzos que realiza un trabajador, comerciante, empresario, etcétera.

Pero reditúa mayor dividendos y mayor enriquecimiento si se convina la política con la voracidad de cada político que desempeña un cargo en la administración municipal o en el H. Ayuntamiento jerezano, siendo regidores, alcalde, síndicos, funcionario de primer nivel, asesores, entre otros.

Ismael Solís Mares, que ha mostrado ser un político sin escrúpulos y lo mismo le da ser candidato del PRI, PRD, PT o Morena, que impulsar a su hija a una regiduría. Su habilidad le permite medir el momento en que traicionará al gobernador en turno por ello goza actualmente de las simpatías del mandatario Tello. Y para muchos es comprensible el cargo que le entrega Alejandro Tello como titular de Seduvot, pero muchos cuestionan las contradicciones del mandatario entre su discurso y su cercanía con Solís.

Bueno, lo anterior es solo ejemplo si se ve que Otilio Rivera, secretario de la Sedesol estatal, promueve a su hermano y demás parientes, pegados a la ubre del erario público municipal o el mismo Fernando Uc Jacobo, que se le reconoció que quitará a su hijo como regidor plurinominal pero lo negativo es cuando promovió a su parienta de regidora o el exedil Lalo López que impulsó a Paty Mireles.

Justo es mencionar a las esposas de funcionarios o alcaldes en turno que a toda costa tratan de impregnar a los jerezanos que tienen una esposa dulce, cariñosa, trabajadora, buena compañera, que vela por el más pobre de los pobres, etc…virtudes que adquieren porque manejan el recurso público, pero sus promotores rayan en la exageración al promoverlas con cualidades que una vez que no tienen el aparato financiero-administrativo del gobierno municipal se les esfuma.

Es recurrente que la ciudadanía ve a los políticos o quien tiene un cargo de elección popular como “corruptos” y tenga “decepción” de quien los representa, porque  a sus ojos ve que los espacios políticos se les niega a los jóvenes y aquellos que tienen trabajo partidista o social se les relega al momento de conformar planillas o integrar las administraciones municipales.

Resulta común que se “negocie” el espacio a un familiar o amigo íntimo, sin importar que sea un ignorante en la actividad política o se le impulse de regidor sin el conocimiento y responsabilidad que implica hacía el desarrollo de Jerez.

Nos han señalado algunos nombres del oportunismo y nepotismo político que es impulsado por parientes que “tienen un buen puesto en el gobierno estatal” y que ven al municipio como “un botín político” que “cínicamente creen que les pertenece a sus hijos o parentela”.

La composición del H. Ayuntamiento no escapa al nepotismo político.