Por Juan Carlos GUERRERO A.
  • Fernando Uc sin control sobre el PRI jerezano. Pierde la Contraloría y su “equipo” lo abandona. La relación de Gustavo Uribe es con los priistas históricos y grupos emergentes.

Las divisiones y fracturas en el Partido Revolucionario Institucional que provocó el proceso electoral del pasado 1 de julio, se mantienen latentes y visibles, ante un candidato perdedor a la alcaldía y los priistas que fueron borrados, relegados y minimizado por las actitudes soberbias de quienes creyeron fervientemente que con ofensas y diatribas ganarían un proceso electoral.

Fernando Uc Jacobo, que se mostró mesurado y discreto ante la postura que asumió Alejandro Tello, gobernador del estado, de apoyar a Toño Aceves durante y después de la campaña y ya como alcalde de Jerez, influyendo en ello la amistad de Tello con  Amado Álvarez. Pacientemente espera FUJ pacientemente que el Gober le mande llamar a un cargo en el gabinete.

Lo cierto es que Fernando Uc obtuvo 200 votos más que en el 2016, pero eso no le da liderazgos ni influencia en el PRI ni en los priistas jerezanos, que agrupados hacen valer su fuerza política ante el propio Alejandro Tello. Como ejemplo el diálogo que ha sostenido con el exalcalde José Manuel Escobedo, mejor conocido como “Pepillo Escobedo” o la interlocución que sostiene con Gustavo Uribe, cuasi dirigente estatal del PRI.

La llegada de David García a la Subsecretaría de Ganadería de la SECAMPO, quiso ser capitalizada como una posición política para Fernando Uc, pero en la realidad es una posición a la capacidad de David García y al grupo al que pertenece “Priistas Unidos de los Martes” o algo parecido.

Un PRI que no se fortaleció en dos años y con la renuncia el 2 de julio de Antonio Rodríguez González a la dirigencia municipal del PRI, fue duro golpe a Uc Jacobo, al igual que la llegada de Alejandro Girón como Contralor Municipal.

La lucha entre priistas se centra en la designación del Contralor Municipal y Uc Jacobo hace dos propuestas y una es su extesorero David Venegas Duarte (Chichilo) y a la exdirectora del Smdif,  Araika Pérez Hurtado; sus opositores priistas apuntalan y les gana en la carrera Alejandro Girón Enríquez, al ser electo Contralor Municipal por el H. Ayuntamiento.

Alejandro es hermano del precandidato a diputado local Carlos Girón, ambos con relación estrecha con Pepillo Escobedo y apoyados por el Grupo Unido del PRI Jerezano, ahora la interrogante es si será un “Contralor a modo” al gobierno municipal de Toño Aceves.

Felipe Ramírez ha sido un dirigente estatal gris y poca operatividad en los municipios, según ventilan en el municipio. La vista esta puesta en el pinense Gustavo Uribe, que apoyado por Tello, hay la ilusión de reagrupar a los priistas jerezanos y deje de importar políticos de otros partidos, como sucedió hace poco más de dos años.

Una corriente de jóvenes priistas jerezanos esperan que se les otorgue la oportunidad de incursionar y trabajar a favor del partido, pero que se deje de lado el nepotismo político que impulsan desde Zacatecas quienes han brincado de un partido a otro que al emigrar del PRD se incrustaron en el gobierno de Miguel Alonso y le siguieron en el de Alejandro Tello, pero siempre imponiendo a sus familiares que sin perfiles y trabajo ocupan espacios que corresponden a los jóvenes tricolores.