Las corruptelas de David y las embestidas de sus adversarios

En el partido político Morena de Zacatecas, se mueven aguas turbulentas que se ve lejos en que regrese la tranquilidad, pos los políticos han reproducido las actitudes virulentas, perversas y las mentiras retorcidas de unos y otros. Viven en esa lucha fratricida por querer llegar a la candidatura del gobierno en el 2021.

David Monreal Ávila, como coordinador nacional de ganadería se enfrentó a intereses económicos y políticos. Sus enemigos locales y nacionales mostraron estar dispuestos a utilizar cualquier método que desgastara al fresníllense en sus sueños de llegar a la candidatura en el 2021.

En el escenario nacional, fue acusado una y otra vez de malversar recursos y entregar ganado de mala calidad, cierto o no, era claro que la lucha se centraba en exhibir el fracaso de la política ganadera del gobierno federal y de paso, los políticos locales se encargaron en reproducir las críticas que le formularon en varios frentes, pues “el enemigo a vencer” al interior de Morena es David Monreal, situación que capitalizaron los priistas en busca de disminuir la brecha que superan, según encuestas, a Fito Bonilla de David.

Aquí en el estado se promueve y se tolera la corrupción, pero en otros espacios nacionales son elementos para acabar con carreras políticas. Y se califica de gris el papel de DMA en el gabinete de AMLO. Localmente fue denostado el programa ganadero por haberlo dejado en manos de “gente corrupta como Nemesio o Tito”, y “el poco compromiso del delegado de Sader”, con David.

Aunado a esa estela, de haber realizado triquiñuelas con el programa ganadero y ser un guiñol de su hermano senador, son situaciones que tendrá que revertir sin el cobijo del gobierno federal.

Ahora se enfrenta a políticos locales, incrustados en Morena, en el PRI y en el PAN. Habría que observar si las alianzas antimonrealistas se tejen sin sobresaltos.

David Monreal tiene enfrente al senador José Narro Céspedes, que con sus dos organizaciones y 13 Cendis, ha centrado sus dardos directo y sin miramientos a David Monreal, persistentemente y tenaz, ha logrado restarle credibilidad entre algunos sectores agrícolas y ganadero.

¿Quién lo patrocina?

El senador Narro se mantuvo en espacios nacionales de radio y televisión por una semana con el objetivo claro de criticar a David Monreal en su paso por el gobierno federal. Esos espacios tienen un costo y en la forma en cómo se le abren a José Narro no es producto de su fama sino de su habilidad como negociador de la política nacional y estatal. Con su discurso antimonreal, momentáneamente les cobra dos facturas: una al senador Ricardo Monreal y desgastar a David Monreal.

Luis Medina Lizalde, que mantiene un control de la dirigencia estatal que encabeza Fernando Arteaga, esquizofrénicamente pretende llegar a la gubernatura, pero la realidad que no plantea a sus fans es que su mirada está puesta en una senaduría o diputación federal o una regiduría para su hija, dicen los Monrealistas.

En esa circunstancia, el Oso ha endulzando, como buen culto ovíparo, los oídos de quien quiere escucharlo y los adoctrina con sus mensajes. Simplemente dice lo que quieren escuchar, pero están cargados de amargura. Maneja bien la lengua que le ha permitido llegar a espacios políticos inimaginables, utilizando la traición y la simulación democrática.

El alcalde de Zacatecas, Ulises Mejía, (Paya-Ulises), que lanza bofetadas hacía todo lo que huela a monrealismo, sin importar si es hombre o mujer, se ha caracterizado muy bien por su miseria como político, y por ende su desprecio a las mujeres, a pesar de tratar de ocultar lo que ha evidenciado en público o frente a “sus” regidores, incluyendo el papel vergonzoso que protagonizó en su viaje a Europa y que pocos conocen.

Aquí vale decir su papá, Toño Mejía, quien fuera excandidato a la gubernatura por el PRD en el 2012 y vencido por Miguel Alonso, se ha empeñado en que su hijo perpetúe su carrera política, sin tomar en cuenta que Ricardo Monreal y Amalia García, lo llevaron de la mano.