Zacatecas, Zac.- Las Becas Cozcyt coadyuvan a formar profesionistas de alto nivel y competitividad en las áreas científicas y tecnológicas, así lo demuestran Paola Valeria del Real y Brian Isaac Rivera, quienes gracias al apoyo del Gobierno de Alejandro Tello realizan sus estudios y obtienen promedios de 90 y 94.
 
Ambos jóvenes, reciben del Consejo Zacatecano de Ciencia, Tecnología e Innovación (Cozcyt) una beca en la modalidad de Excelencia Académica, debido a sus altas calificaciones y a que cumplieron requisitos como estudiar en una institución pública, ser de escasos recursos y estudiar ciencias básicas, ingeniería o carreras de impacto tecnológico.
El sueño de la alumna de Ingeniería Electrónica Industrial, en la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), “es inventar cosas y ayudar a las personas a que su vida sea más fácil”, comenta al recordar que fue en la secundaria cuando decidió que sería ser ingeniera.
 
“La mente de las mujeres no tiene límites”, asegura al agregar que le gustan mucho las matemáticas, la física y la química; y que conforme iba cursando sus estudios esas materias se le hacían más fácil debido a la práctica, por lo que llama a las zacatecanas a “no tenerles miedo” y acerarse a ellas.
Afirmó que la Beca Cozcyt es de mucha utilidad, pues proviene de una familia en la que los recursos económicos son limitados y a veces su madre y su padre no pueden darle para comprar herramientas y equipos necesarios, que muchas veces son caros, de ahí que buscó una alternativa de ayuda.
 
Habitante del municipio de Guadalupe, la joven iniciará pronto el quinto semestre de la carrera y destaca su esfuerzo para mantener su promedio de 90, ya que actualmente a lo único que se dedica es a estudiar y debe responder al esfuerzo de su familia, en la que no hay ingenieras.
 
Otro ejemplo de la capacidad y talento local es Brian Isaac Rivera, quien concluyó el octavo semestre de Ingeniería Informática, en el Tecnológico de Zacatecas, con promedio de 94, por lo que también se hizo acreedor a la Beca Cozcyt 2020 y quien orgulloso señala que “hay que echarle muchas ganas a estudiar”.
 
Afirma que para él no ha sido fácil, ya que proviene de una familia de escasos recursos, pues su mamá trabaja como asistente en un Cendi y su papá es empleado en el área administrativa, por lo que en muchas ocasiones se les dificulta darle dinero para la compra de onerosos materiales y equipos.
 
Debido a la difícil situación económica que tiene, a la par de estudiar, Brian trabaja, por lo que tiene que duplicar su esfuerzo para cumplir con ambas actividades y obtener buenas calificaciones que le permitan mantener su beca, pues lo que gana todavía le es insuficiente para cubrir la totalidad de sus necesidades educativas.
 
Él también es originario del municipio de Guadalupe y reconoce que la Beca Cozcyt le facilita su deseo de ser un profesionista y como ejemplo se refirió a la actual pandemia, por la que ya no asisten a las aulas, y si no tuviera su propia computadora no podría hacer los trabajos y prácticas solicitadas para aprobar materias.