• Las sucursales terminadas se ubican en San José de Loudes y Río Florido, Fresnillo; Pozo de Gamboa, Pánuco; Tacoaleche, Guadalupe; Colonia Progreso, Río Grande y Santa Rita, Villa Hidalgo. Además de las cabeceras municipales de Fresnillo, Sombrerete, Río Grande, Jalpa, Miguel Auza, Juan Aldama, Concepción del Oro, Pinos y Tepechitlán.  

Zacatecas, Zac.- En el marco de la estrategia de cobertura e inclusión financiera del Gobierno de México, la delegada de Programas para el Desarrollo, Verónica Díaz Robles, informó que la construcción de sucursales del Banco de Bienestar en Zacatecas tiene un avance de 76 por ciento y destacó que con ello se incrementa la cobertura y atención bancaria en las diversas regiones del territorio.

Díaz Robles mencionó que en los trabajos de proyección y construcción de las sucursales del Banco de Bienestar participan la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (SEDATU), la Procuraduría Agraria (PA), el Registro Agrario Nacional (RAN) y la Delegación de Programas para el Desarrollo.

Destacó que el resultado de este esfuerzo interinstitucional se reflejó en el reporte general que recientemente dio a conocer el Gobierno de México, donde Zacatecas se ubicó en el grupo de entidades con más progreso en la ubicación de predios y construcción de sucursales, al tener un avance del 76 por ciento. Es decir, que 35 de las 45 sucursales establecidas como meta estatal ya fueron terminadas, están en proceso de construcción o en trámites.

En ese sentido, la delegada refirió que algunas de las sucursales terminadas, y que próximamente iniciarán su operación, se ubican en las comunidades San José de Lourdes y Río Florido, Fresnillo; Pozo de Gamboa, Pánuco; Tacoaleche, Guadalupe; Colonia Progreso, Río Grande y Santa Rita, Villa Hidalgo. Además de las cabeceras municipales de Fresnillo, Sombrerete, Río Grande, Jalpa, Miguel Auza, Juan Aldama, Concepción del Oro, Pinos y Tepechitlán.

Al respecto, el titular de la oficina de Representación de la Procuraduría Agraria, Francisco Pérez Compeán apuntó que gracias al apoyo de los ejidatarios y autoridades municipales se han conseguido los predios para la construcción de las sucursales del Banco del Bienestar, lo que generará beneficios a toda la población, en especial a las personas más vulnerables, quienes ya no tendrán que trasladarse a centros urbanos alejados o a la capital del estado.

Pérez Compéan detalló que, bajo la coordinación de la delegada de Programas para el Desarrollo, la Procuraduría Agraria y el RAN han realizado los trámites y documentación relativa a los predios, en tanto que los ingenieros civiles de la SEDENA han encabezado los proyectos de construcción de las sucursales, en los que, cabe mencionar, se ha contratado mano de obra local, generando un beneficio mayor para las comunidades.

Ante el avance en la construcción de sucursales del Banco del Bienestar en todas las regiones del estado, la delegada de Programas para el Desarrollo, Verónica Díaz Robles, dijo que con ello se contribuye a que todos los sectores de la población accedan a los servicios financieros, como transferencias, cobro de remesas y apertura de cuentas, y a que los beneficiarios de los programas del Bienestar reciban sus apoyos sin salir de sus municipios o regiones.

En particular, Verónica Díaz Robles destacó que miles de familias de migrantes zacatecanos se beneficiarán con el programa de bancarización de remesas del Banco de Bienestar, que recién se anunció y mediante el cual, los adultos mayores, madres de familias o hijos que reciben dinero de sus familiares en el extranjero, ya no tendrán que trasladarse a centros cambiarios o utilizar mecanismos informales menos favorables al tipo de cambio o con altas comisiones.

Así, tanto migrantes como sus familiares podrán abrir cuentas bancarias para transferencias Estados Unidos-México, enviar recursos a través de remesadoras y liquidadoras del Banco del Bienestar y cambiar dólares en efectivo en las sucursales.

De esa forma, puntualizó Díaz Robles, se mejorará el tipo de cambio que reciben los migrantes y sus familias por el envío de remesas; se reducirán los costos en tiempos y riesgos por transacciones en efectivo y se bancarizará a los migrantes mexicanos en Estados Unidos, ya que podrán abrir cuentas de manera remota con la matrícula consular, entre otros beneficios.