Ciudad de México.- La educación es una de las principales preocupaciones de las familias mexicanas, ya que contar con una carrera universitaria puede contribuir a lograr una mejor movilidad social y estabilidad financiera en la vida adulta.

El estudio Panorama de la educación 2017, que elabora anualmente la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), revela que en México únicamente 17% de la población de 25 a 64 años ha cursado la educación superior, esta cifra es la proporción más baja entre los países miembros del organismo internacional, en donde el promedio es de 37%.

Por otro lado, la Encuesta Nacional de Deserción Escolar en la Educación Media Superior, señala que 49.7% de los alumnos dejaron inconclusa su vida académica por falta de recursos económicos para comprar útiles escolares, pago de pasajes y de inscripciones.

Mientras tanto el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en el estudio Compara Carreras 2016, establece que el sueldo promedio de alguien que terminó la preparatoria es de 6 mil 208 pesos, mientras que alguien que realizó estudios universitarios gana en promedio 10 mil 855 pesos, lo que significa que un licenciado gana en promedio 75% más que alguien con educación media superior. Este mismo estudio precisó que de cada 100 niños que entran a primaria, sólo 21 terminan la universidad, 4 estudian una maestría y 1 llegará a doctorado

Durante el primer semestre de 2018, GNP Seguros ha pagado pólizas de Seguro Educativo por más de 1,043 millones de pesos (MDP), recursos que contribuyen a que estos asegurados garanticen la educación de sus hijos. Al cierre de 2017, el pago realizado por pólizas educativas asciende a más de 1,400 MDP.

“Actualmente 24% de la cartera de Vida Individual de GNP Seguros está conformada por pólizas de Profesional, nuestro seguro de ahorro para la educación, lo que refleja la necesidad de los padres de familia por garantizar los recursos necesarios para cubrir la educación universitaria de los hijos, la cual es  pieza fundamental en la construcción de un mejor futuro”, mencionó Raúl Kuri, Director de Canal Agente de GNP Seguros.

El Seguro Educativo de GNP “Profesional” es un instrumento de ahorro que tiene como objetivo principal garantizar el pago de la educación, al mismo tiempo que brinda el respaldo de un Seguro de Vida. Profesional puede contratarse al momento de nacimiento del menor, de esta manera se cuenta con un mayor plazo para generar el ahorro realizando pagos de prima menor para garantizar un respaldo. Al tener una protección integral, este seguro permite que en caso de fallecimiento del asegurado de la póliza durante el plazo de ahorro,  se entregue a los beneficiarios la Suma Asegurada contratada para la cobertura de fallecimiento, y además, sin más pago de primas, al final del plazo contratado también recibirá el Ahorro Garantizado destinada a la educación, brindando así doble protección familiar.

La OCDE precisa que la tasa de desempleo en adultos jóvenes entre 25 y 34 años que no finalizaron sus estudios universitarios fue del 17%, mientras que para quienes sí los finalizaron, el desempleo fue de 9%, en cuanto a posgrados, solo 1% de los mexicanos de dicho rango de edad tienen una maestría o equivalente, mientras que menos del 1% tienen un doctorado.

“El momento ideal para realizar la contratación de un Seguro Educativo es sin duda en los primeros años de vida de los niños, ya que entre mayor sea el plazo de ahorro, menor será la aportación anual que se realizará para alcanzar la Suma Asegurada que cubrirá la educación profesional, lo que permitirá a la familia dar aportaciones menores conservando su liquidez y estabilidad financiera”, finalizó Raúl Kuri, Director de Canal Agentes de GNP Seguros.